La salida de estos pequeños despachos de aparejadores

Hace unos cuantos días televisaron en una de las cadenas de televisión más competentes de el país un documental en el cual nos presentaban las habilidades de unos peritos que por la insuficiencia de empleo en nuestro país, han resuelto desplazarse a Brasil, colombia y america latina, naturalmente, como están muy bien formados, han conseguido un puesto de trabajo rápidamente, pero en condiciones de trabajo fatídicas, pues no les hacen contrato y el sueldo es más bajo que el de los arquitectos de aquellas poblaciones. Tanto es así que se asientan en barrios peligrosos puesto que con los ingresos que tienen no pueden arrendar un piso en una zona mejor y además como no tienen un contrato válido cuando se termina el tiempo de estancia en ese estado deben partir y entrar de nuevo para que le firmen el carne como visitante y continúen permaneciendo de visitantes.

Este hecho plantea varias preguntas de montacoches, una de estas, y por supuesto la más importante, es si ya hay demasiados aparejadores. Este asunto nos lleva a pensar de que el método didáctico de nuesto país de ningún modo ha comprobado la cantidad de escuelas de arquitectura que hay disponibles y de las cuales se titulan cada año más aparejadores de los precisos. Este contratiempo también se da en otras profesiones, en donde disponen de gran número de titulados y escasos especialistas.

Se construye poco y las reparaciones de importancia precisan el control de un entendido de esta materia, este hecho y el gran número de doctorados que necesitan encontrar un trabajo dentro de este campo han ocasionado este daño puesto que sus pagas de ninguna manera se corresponden con su preparación.

Asimismo las empresas no públicas acaparan el mercado de las nuevas edificaciones estatales, dejando poco sitio a los despachos de arquitectos que no pueden acceder a esta oferta.

La salida de estos pequeños despachos de omicronelevadores va a ser la aportación particular en edificios, almacenes además de establecimientos para el comercio, procurando realizar la construcción al completo con la colaboración de otros especialistas de cara a concluir el proyecto y sin subestimar las reformas y mantenimientos como añadido a la obra moderna y de este modo subir la facturación del despacho. Se responsabilizan asimismo de el trámite de todos los documentos necesarios de cara a iniciar las obras además de reconstrucciones que salen en el proyecto.

Actualmente hay más movimiento en el terreno de la construcción, y constructores, aparejadores, arquitectos, peritos, albañiles, etc. se sienten más optimistas de cara a un tiempo. Además el entorno está incidiendo en el cien por cien de las reglamentaciones urbanísticas, cambiando sistemas de urbanización por algunos menos contraproducentes y también que ofrecen más ahorro energético. Obviamente los arreglos de edificios han de cumplir con las formalidades administrativas en materia de seguridad.

Hoy día las ciudades piensan en el colorido en su edificación y en mejorar el ambiente, descartando los tonos de las residencias de años atrás.

Los profesionales de la construcción de hoy están más concienciados y crearan urbes valorando el medio ambiente y con objeto de vivir con la máxima calidad de vida.